La honestidad

¿Qué es la honestidad?

Cuando hablamos de honestidad, decencia, sinceridad y justicia son las tres palabras que mejor la definen.

Una persona honesta evitará la mentira, aunque sea en favor propio, y basará sus acciones en la justicia y la decencia.

Definición de la honestidad según la RAE

Cualidad de honesto.

honesto, ta

  1. adj. Decente o decoroso.
  2. adj. Recatado, pudoroso.
  3. adj. Razonable, justo.
  4. adj. Probo, recto, honrado.

Beneficios para el individuo

Conciencia tranquila

Actuar con honestidad, sin duda, mejora nuestro bienestar y favorece la paz interior.

No depender de cumplir falsas expectativas

Evaluar nuestras posibilidades de forma razonable (valorando nuestras capacidades de forma sosegada y honesta) evita que creemos falsas expectativas. Esto no tiene por qué significar una renuncia, sino una revisión de los plazos para alcanzar el objetivo marcado.

Generación de confianza

Quien nos conozca mínimamente, confiará en nosotros y en nuestra palabra, y ya sabemos que la confianza es una de las bases fundamentales de cualquier relación.

Tranquilidad

De las personas honestas (ciñámonos a las cuatro acepciones de la Real Academia) no se pueden sacar trapos sucios, y eso da mucha tranquilidad.

Capacidad de mejora

Al ser capaz de reconocer errores y limitaciones, podemos tomar las decisiones necesarias para revertirlos.

Credibilidad

Si somos honestos, labraremos la semilla de la credibilidad, que dará su fruto en todos los aspectos de nuestra vida (personal y laboral).

¿Quieres participar en un cambio global?

Atrévete a participar en un reto basado en los valores que mejorará tu vida y la de las personas que te rodean de forma sorprendente, divertida y gratificante.

Beneficios para la sociedad

Confianza

En una sociedad compuesta por personas honestas reinará la confianza, tanto en el prójimo como en el futuro de la sociedad, que se verá favorecido por un entorno justo y libre de engaños.

Convivencia

Si la mayoría de los miembros de la sociedad son personas honestas, en las que se puede confiar, se multiplicarán las relaciones, que además serán más solidas. Esto, y la confianza que genera el reinado de la honestidad, se traducirá en una mejora de la convivencia.

Sociedad más justa y abierta

Una sociedad honesta promoverá acciones, reacciones y proyectos justos; un espejo en el que desearán mirarse otras sociedades, que se abrirán a la nuestra.

Mejor representación política

Si todos compartimos el valor de la honestidad, no toleremos comportamientos deshonestos o injustos por parte de nuestros representantes políticos, independientemente del partido al que pertenezcan, por lo que el nivel ético de los mismos mejorará y redundará en políticas más centradas en los ciudadanos que en la propaganda.

Más posibilidades de negocio

En el mundo económico, la confianza es un factor fundamental. Si los agentes que acuden al mercado son honestos, se multiplicarán las interacciones, estas se abrirán a nuevos actores y crecerán las relaciones comerciales.

Más dinero en las arcas públicas y mejor distribución de este

En una sociedad basada en la honestidad se reducirá al mínimo la defraudación a la hacienda pública, y el reparto del dinero recaudado no se perderá en proyectos que no beneficien a la ciudadanía.

OJO – Honestidad no es decir todo lo que pensamos de los demás

Cosas que puedes hacer en tu día a día para trabajar la honestidad

No mentir sobre tus logros y cualidades (por ejemplo, en el currículum).

Cumplir los compromisos.

No esconder lo que eres o piensas por el qué dirán.

Validar siempre el transporte público o los tickets de la O.R.A.

No piratear programas informáticos.

Valorar las cosas de forma objetiva y justa.

¿Quieres participar en un cambio global?

Atrévete a participar en un reto basado en los valores que mejorará tu vida y la de las personas que te rodean de forma sorprendente, divertida y gratificante.

Grandes frases sobre la honestidad

La honestidad es el primer capítulo en el libro de la sabiduría.

Thomas Jefferson

Ningún legado es tan rico como la honestidad.

William Shakespeare

El hombre honesto no teme la luz ni la oscuridad​.

Thomas Fuller